Luis Jorge Gamboa Olea, ha sido severamente criticado de su relación cercana con el gobernador con licencia, Cuauhtémoc Blanco

Con la ausencia de 18 magistrados, el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, Luis Jorge Gamboa Olea, rindió su segundo informe de labores.

En un pleno prácticamente vacío, ya que sólo lo acompañaron los magistrados: Carmen Aquino Celis, Elda Flores León y Jaime Castera Moreno, el titular del TSJ morelense, lejos de mandar un mensaje de unidad en materia de justicia, envió uno de división y conflicto al interior del Tribunal. 

Gamboa Olea, ha sido severamente criticado de su relación cercana con el gobernador con licencia, Cuauhtémoc Blanco Bravo, que va en el sentido de favorecerlo en varias decisiones jurídicas y evitar así que el ex futbolista rinda cuentas con la justicia morelense. 

Tal crisis en el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, se pone de manifiesto, puesto que los 18 magistrados que no asistieron al segundo informe de su titular publicaron un comunicado conjunto en el que manifiestan su inconformidad.

Aquí el texto íntegro: 

Quienes integramos el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, informamos a la ciudadanía y a los medios de comunicación que no fuimos convocados a la primera sesión solemne de mayo de 2024, en la cual el actual presidente del Tribunal debería rendir su segundo informe de labores conforme al marco jurídico vigente, tal como ocurrió el año pasado con su primer informe.

La decisión de no convocar legalmente ha sido tomada por el magistrado presidente, quien teme que durante dicha sesión se tenga por concluido el periodo para el cual fue designado, como un ejercicio de autogobierno por parte de la máxima autoridad del Poder Judicial del Estado, conformada por quienes somos depositarios de dicho poder.

Este temor se fundamenta en el reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la Acción de Inconstitucionalidad 170/2023, promovida contra el artículo tercero transitorio del Decreto 1230, el cual reformó la Constitución local de Morelos para ampliar el mandato del presidente del Tribunal de dos a cuatro años. Aunque dicha acción fue desestimada, la opinión mayoritaria de siete ministros de la SCJN concluyó que dicha reforma es inconstitucional.

Tanto el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, como los restantes integrantes del Pleno, al ser peritos en derecho, sabemos que la Corte no validó, justificó ni mucho menos ordenó su permanencia en el cargo. La inconstitucionalidad de dicha porción normativa aún puede ser declarada.

En este contexto, las magistradas y los magistrados consideramos que el evento social y de interés personal, al cual el presidente del Tribunal invitó a distintos actores y personalidades, no constituye una Sesión Solemne, pues deliberadamente evitó expedir la convocatoria respectiva.

Es categórico que dicho evento público se está utilizando con fines que contravienen la independencia judicial y la legalidad, principios fundamentales de nuestro sistema judicial. Por lo tanto, hemos decidido no participar en dicho evento social como una medida preventiva y de protección a la integridad de las instituciones judiciales del Estado de Morelos, al no haber sido convocados a ninguna sesión de pleno.

La falta de convocatoria a sesión de Pleno representa una omisión que probablemente se repetirá en el futuro, lo que podría traducirse en el incumplimiento de sus obligaciones, manteniéndose bajo el pretexto de la aplicación de una norma cuya inconstitucionalidad es evidente.

Quienes profesamos un profundo cariño y compromiso con la institución y con quienes integramos el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, reiteramos nuestro compromiso con la justicia y la legalidad. Continuaremos trabajando en favor de la ciudadanía y de quienes sirven al Poder Judicial, buscando que las actuaciones del Poder Judicial se mantengan dentro del marco constitucional y legal vigente.